jueves, 16 de febrero de 2012

A la madre que me parió

Hoy te escribo a tí madre y me gustaría haber sido capaz de decirte ésto cara a cara pero nunca lo fui,... la crianza de mi época no daba para esas  muestras de afecto,.. éso era de las películas. En la vida real no nos decíamos tantos cariños y te quieros entre madres e hij@s.
Me has enseñado mucho:  me enseñaste el valor de la palabra, el honor, el cariño, el esfuerzo, pero sobre todo me enseñaste cómo se debe amar. Con tu ejemplo, sé amar al hombre que he elegido para la vida, vi cómo debe ser una buena compañera y cómo en el viaje de la vida hay que estar siempre al lado de tu pareja en las "duras y las maúras".
Me enseñaste a luchar por lo que se quiere, por éso ahora sé luchar por mis hijos y mi hombre, ahora tengo dos redaños para sacar mi familia para adelante, para mantenerla unida y todo éso haciendo el pino y con una mano atada a la espalda.
Tú eras el bastón de nuestra casa, eras la luz que nos indicaba el camino. Pero te fuiste mamá, te perdiste en el jeroglífico que hoy es tu cabeza.
Me casé y tengo dos hijos, creo que te sentirías orgullosa de mí y de lo que he conseguido, no soy una mujer tan perfecta como tú pero sí soy más tranquila y vivo más relajada.
 Lo peor de todo es que ya no me acuerdo de tí, ya no recuerdo cómo eras antes de que ya no fueras mi madre de siempre. Me esfuerzo por recordar y no lo consigo, tengo algunos momentos de flash pero muy escasos. Pero sí recuerdo cómo eran tus nanas, recuerdo lo bueno que estaba el café de tu taza y cómo la comida de tu plato sabía a gloria, y lo que jamás olvidaré es lo buena que estaba el agua que me dabas por la noche cuando despertaba con sed...jamás he probado ni probaré un agua tan fresca y tan buena.
Ahora me toca a mí llevar agua por las noches y me toca aconsejar a una adolescente. Y entonces te extraño madre, ... te extraño porque sé que tu mente no volverá con nosotros,... que se nos fue para siempre y que de ella sólo nos quedan retazos.
Ahora te dejo madre, algún día seguiremos hablando e intentaré volver a sincerarme contigo, no me olvides mamá ni te olvides de tí, un beso vieja...




No hay comentarios:

Publicar un comentario